Home / Español / Descubrá las cosas que las prostitutas piensan de usted. !No querrá pagar una!

Descubrá las cosas que las prostitutas piensan de usted. !No querrá pagar una!

Si alguna vez en tu vida has pagado los servicios de una prostituta, tal vez pienses que le has hecho un favor a la chica que estaba tirada en la cama, pero te sorprenderá saber lo que realmente piensa aquella prostituta sobre ti. A continuación te revelamos el sentimiento que expresa esta mujer en una carta dirigida única y exclusivamente para ti. 

ANUNCIO

pp

“Querido Cliente”.

Si algunas vez creíste que me hacías un favor al estar conmigo, al pagarme por estar contigo estas muy equivocado.  Jamás pensé en agradecer, lo único que tenía en mente era hacer mi dinero rápido. Y que esto no se confunda con el dinero fácil, porque demás está decir que nunca jamás fue fácil, pero si fue rápido, porque rápidamente descubría cómo hacer que llegaras en mi para que de esa manera yo no tuviera que seguir aguantándote y salieras rápido de delante, de atrás o sobre mí. 

Y nunca tuve deseos durante el acto. Simplemente soy una buena actriz, he practicado sola cada vez que puedo y me he convertido en una experta porque mientras tú te quedas acostado pensando en tocar mi cuerpo y tratando de hacer que yo te responda mientras lo hacía, mi mente nunca estuvo allí, yo solo esperaba esos segundos en que todo acabara, con la cabeza en otro lugar lejos de ese sitio en que perdía todo el respeto que sentía por mí, no quise jamás pasar ni un segundo consiente de lo que hacía, de lo que pasaba, y no nunca te mire a los ojos.

Si, tu creías que me hacías un favor al pagar por 30 o 60 minutos una hora o dos,  que equivocado estabas, yo sólo deseaba que entraras y salieras tan rápido como pudieras y entonces desearía no volver a tocarte, y cuando tu pensabas que eras un príncipe azul al preguntarme porque una chica como yo estaba en un lugar así y luego simplemente tú te centraste en tocar mi cuerpo con todas tus manos,  yo solo hubiera querido que solo te tiraras sin hablar y me dejaras hacer de una vez mi trabajo.

Ah,  cuando tú te sentías muy macho y masculino al “llevar a esta mujer al clímax” yo solo fingía una y otra vez, fingía tanto que la recepcionista se reía a carcajadas al ver lo buena que era al fingir que tú me hacías disfrutar, no sé qué tanto tú podrías esperar cuando eras el numero 4 o 6 u 8 de ese día.

ANUNCIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close